El Foro de la Economía del Agua llama a “reescribir el contrato social del agua” a partir de una mejor regulación y amplia rendición de cuentas

27 Septiembre 2018.

l Director General del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica pide a los ayuntamientos que no hagan política del servicio público del agua y ve favorablemente la introducción de un canon medioambiental en la tarifa.

Expertos de la ONU y la OCDE alertan de que el valor económico del agua es “permanentemente subestimado” y cifran en 5,6 billones de euros las necesidades globales de inversión hasta 2030.

El Foro de la Economía del Agua considera que los desafíos “evidentes” de la gestión del agua tanto para sus usos agrícolas, como para sus usos urbanos e industriales hacen necesario “reescribir el contrato social del agua”. Así lo ha afirmado el director académico del Foro de la Economía del Agua, Gonzalo Delacámara, en un evento celebrado en Madrid en el que el Foro ha reunido a expertos internacionales de organismos como Naciones Unidas y la OCDE y que ha contado con la intervención inicial del Director General de Agua del Ministerio para la Transición Ecológica, Manuel Menéndez.

El Foro de la Economía del Agua sostiene que este nuevo contrato social que garantice la equidad y sostenibilidad debería articularse sobre los principios de “una mayor y más estricta rendición de cuentas, una regulación mejor frente a la atomizada regulación actual y una mayor eficiencia en el uso de los recursos”.

“Necesitamos avanzar en la gestión de riesgos, no de crisis, con enfoques en la gestión del agua que apunten a lo estructural y no a lo coyuntural”, explicó Delacámara. El director académico del Foro afirmó que el nuevo Ministerio para la Transición Ecológica tiene “una gran oportunidad” para impulsar un modelo de gobernanza del agua basado una mayor participación y colaboración entre la sociedad, el sector público y el privado.

En este sentido, el director general de agua del Ministerio para la Transición Ecológica subrayó que uno de los grandes retos es reforzar el concepto de “dominio público hidráulico, lo que implica tener un control estricto de las concesiones que están en vigor”, advirtió Menéndez. “Tiene que haber un control público de la calidad del servicio”, abundó el responsable ministerial. Menéndez enlazó este control público con el suministro urbano de agua: “El abastecimiento de agua a las ciudades tiene un componente muy local, así que tiene todo el sentido que sea responsabilidad de los ayuntamientos, que son la administración más cercana. Pero los ayuntamientos tienen que evitar la tentación de hacer política de un servicio. Hay que separar la parte estratégica de planificación de la gestión. La misión de los ayuntamientos es velar porque el servicio funcione bien y se cumplan los objetivos ambientales y promover el ahorro y el buen uso del agua”.

Del mismo modo, Menéndez subrayó que el precio del agua debería incluir el coste de infraestructuras y el medioambiental. “Actualmente, el precio del agua no tiene en cuenta el coste medioambiental, pero hay que incorporarlo”, recalcó el Director General del Agua. “Por eso, de conseguir un acuerdo, queremos recuperar la inclusión de un canon ambiental en el agua”, completó el Director General de Agua.

Por otra parte, el responsable ministerial anunció que el próximo 16 de octubre se reunirá el Consejo Nacional del Agua, para abordar el llamado Plan de Depuración, Saneamiento, Eficiencia, Ahorro y Reutilización. Este plan será sometido a diversos procesos de consulta pública. El Ministerio para la Transición Ecológica aspira a que el plan esté definitivamente aprobado para finales de 2019 o comienzos de 2020.

Uno de los objetivos del Ministerio dentro de este plan será el dotar de un carácter estratégico al agua desalada y reutilizada “Queremos incorporar el agua desalada a las fuentes de recursos, especialmente donde hay carencias y unirla con la reutilización, haciendo un mix de diversas fuentes. Esto es un reto, porque la desalación y la reutilización tienen unos costes que es necesario recuperar”.

Más de 340.000 millones en pérdidas a causa de desastres naturales

El agua no solo es un desafío a nivel nacional, sino global. Así lo enfatizó el coordinador del Programa Mundial de Evaluación de Recursos Hídricos de Naciones Unidas, Stephan Uhlenbrook: “El valor del agua es permanente subestimado, a pesar de que una correcta gestión del agua es clave no solo para el desarrollo económico, sino también para aliviar las causas de numerosas crisis humanitarias”. En la misma línea se situó el presidente de la Iniciativa de Gobernanza del Agua de la OCDE, Peter Glas, quien cifró en 340.000 millones de dólares las pérdidas ocasionadas a nivel mundial en 2017 por desastres naturales relacionados con el agua.

“Las necesidades globales de financiación en el agua son de unos 6,7 billones de dólares (5,6 billones de euros, casi seis veces el PIB de España) de aquí a 2030”, señaló Peter Glas, que elevó el monto necesario para afrontar los desafíos del agua a 22,6 billones de dólares (19,5 billones de euros) de aquí al año 2050. “El agua es en la adaptación al cambio climático lo que la energía es en la mitigación”, explicó Glas. Por eso, este experto advirtió de que “el fracaso en la gestión global de los recursos hídricos podría derivar en unas pérdidas mundiales de hasta seis puntos de PIB; lo que contribuirá sin duda al aumento de las migraciones internacionales”.

En todo caso, los expertos de la ONU y la OCDE insistieron en que los desafíos asociados al agua y los Objetivos de Desarrollo Sostenible solo podrán asumirse mediante un avance global en los principios de gobernanza del agua.