El Foro de la Economía del Agua alerta de que la sequía pone en peligro la recuperación económica

25 Octubre 2017.

  • Las inversiones tecnológicas en agua han caído un 80% desde 2011 y las inversiones en infraestructuras y maquinaria, un 60%, agravando la situación en un contexto de cambio climático y escasez estructural

La sequía que padece actualmente España es la más grave de los últimos 20 años y supone una clara amenaza que puede hacer tambalearse la recuperación económica, según ha advertido hoy el Foro de la Economía del Agua en un evento celebrado en Madrid. “En España nos estamos desviando de los problemas centrales del agua”, ha subrayado el director del Foro, el economista José Carlos Díez. “Y la agitación política hace que nos alejemos todavía más”, ha destacado el experto, que ha recordado que la inversión en software y big data del agua ha caído en España un 80% desde el año 2011, mientras que la inversión en infraestructuras y maquinaria del agua se han desplomado más de un 60%, de acuerdo con los datos de Contabilidad Nacional.  

Más del 40% de la red de abastecimiento y saneamiento de agua está obsoleta. Sin embargo, al ritmo de inversión actual, España tardaría más de 100 años en renovar toda la red. Esta falta de recursos agrava una situación caracterizada por la escasez estructural de agua y los impactos del cambio climático, que hace que la disponibilidad de agua sea cada vez menos predecible y pone en peligro los puntos de abastecimiento y las instalaciones de saneamiento. En España, el nivel de agua embalsada se ha situado esta semana de media en el 37,8% de la capacidad, con niveles inferiores al 15% en algunas cuencas, un 22% menos que el año pasado y un 33% por debajo del promedio de los últimos 10 años.  

Los efectos de la sequía ya son palpables en la actividad agrícola, que supone el 80% del uso consuntivo de agua. Así, por ejemplo, en Castilla y León, que aporta el 50% de la producción nacional agrícola, se están registrando reducciones de cosechas de cereales, que oscilan entre el 50% y el 80%.  

“El año hidrológico ha cerrado con un descenso del 14% en las precipitaciones, lo que significa que el nivel de agua disponible está desciendo a un ritmo muy superior al que lo hace la lluvia”, ha advertido el director académico del Foro, Gonzalo Delacámara, que ha recalcado: “La situación actual de escasez de agua es la suma de una sequía, que es coyuntural, y de un modelo productivo y de consumo de agua que causa presiones insostenibles a largo plazo”. Para este experto será imposible garantizar la seguridad hídrica en España si no se movilizan todos los recursos disponibles de agua (agua superficial, subterránea, desalada y reutilizada) y si no se profundiza en un uso eficiente del agua, no solo a nivel de los hogares, sino también en la industria y en la agricultura. “Una vez que se resuelva el problema agudo, la sequía, quedará todo por hacer, la escasez estructural de agua en España”.  

El economista medioambiental W. Michael Hanemann, que ha inaugurado el Foro, ha insistido en esta idea: “El reto fundamental está pendiente de resolver. Se necesita continuidad, perseverancia, coraje y voluntad política para resolver los problemas”. Y no es para menos: a nivel mundial la escasez hídrica afecta ya a cuatro de cada 10 personas y explica la muerte prematura de aproximadamente 2,2 millones de personas al año. Para 2025 se espera que 1.800 millones de personas vivan en regiones con situación de escasez hídrica. Naciones Unidas estima que el cambio climático puede provocar durante los próximos 15 años el desplazamiento de hasta 700 millones de personas en busca de agua.